Desarrollo web, el huevo olvidado


En los tiempos que corren, en los que la web 2.0 evoluciona hacia la web 3.0, sea lo que eso sea, se habla mucho de comunidades virtuales, reputación online, analítica web (incluso de web intelligence), SEO, SEM, etc… y me da la sensación que el concepto mismo de página web, de site, se está dejando aparcado.

Es paradógico, puesto que la mayoría de las actividades que dan de comer a quienes trabajamos en el sector online giran en torno a páginas web. Una campaña de posicionamiento SEO se hace sobre una web. Un anuncio de Adwords acaba en una página concreta de un site y, evidentemente, herramientas como Analytics, Webtrends, Omniture y Urchin ofrecen datos estadísticos de páginas web.

Recuerdo que hace unos años las librerías especializadas estaban llenas de libros dedicados al desarrollo web. Ahora los gurús hablan de acciones de marketing, redes sociales, análisis de datos, posicionamiento (me estoy repitiendo, lo sé), pero se han olvidado de lo básico: aquello sobre lo que se realizan las acciones descritas… Es como si quisieran engordar al pollo antes de poner el huevo.

Y el problema es que si el huevo no está bien, no hay pollo que valga.

Es cierto que ahora cualquiera puede tener una web, y que hacerse con un blog cuesta menos de 15 minutos (otra cosa es mantenerlo), sin embargo, las empresas, grandes y pequeñas, siguen recurriendo a agencias online para el desarrollo de sus páginas web. Aunque la web 2.o democratizó Internet, los negocios siguen recurriendo al viejo y leal concepto de Web. Evidentemente, las webs actuales se enlazan con Twitter, Facebook, Youtube, Flickr!, e incluso con blogs corporativos, pero por mucho que a un coche le pongamos complementos, o lo tuneen como a un avión, sigue siendo un coche.

Y voy a poner un ejemplo concreto: estoy leyendo Analítica web, una hora al día, de Avinash Kaushik. Un buen libro, por cierto. Pero me ha sorprendido que apenas dedique unos párrafos, y de pasada, relacionados con el desarrollo web. Todo el planteamiento gira sobre cómo efectuar un análisis correcto de los datos estadísticos de una web y sobre cómo mejorarla (impecable, insisto), pero con el pescado servido. Tiene sentido porque un analista se suele encontrar con el plato sobre la mesa. Sin embargo, no estaría de más capítulo en plan: “Si aún no tiene web, o va a renovar completamente la que ya tiene, tenga en cuenta lo siguiente”… Y a partir de ahí nombrar los puntos claves del desarrollo que permitirán, incluso, que los datos estadísticos que luego se analizarán tengan sentido.

Por ejemplo: ¿Sabía usted que el texto de agradecimiento de un formulario de registro, ese que sale cuando nos hemos registrado en una web, debe ser una página distinta del propio formulario? Es muy común que los montadores web hagan que todo el proceso de registro se ejecute sobre la misma página. Por lo visto ahorra tiempo. Sin embargo, si el objetivo de una web son los registros, en las estadísticas no podremos obtener el dato de cuántos usuarios se han registrado, o cuantos empezaron el registro y lo abandonaron en alguna parte del proceso (dato que serviría para saber qué funciona mal en el formulario, y nos ayudaría a mejorarlo). 

Otro ejemplo: ¿Sabe usted que obtener estadísticas útiles de una página hecha en Flash es prácticamente imposible?, ¿y que posicionarla es igual de complicado?

Y no me digan que eso de que “los que nos dedicamos de forma profesional desarrollo web sabemos estas cosas. No necesitamos que nadie nos lo diga”. Paseen por Internet y compruébenlo.

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: